sábado, 30 de octubre de 2010

Salma y Jagesh.


Salma y Jagesh., originalmente cargada por Jesús Figueroa Salán.

Agra, India, Taj Mahal. Miles de turistas lo visitan diariamente. Impresiona. Te empequeñece. Demasiada gente. Llegamos desde Delhi, por esas carreteras de la India, agradeciendo a alguno de los Dioses de los indios que sus carreteras nos hayan perdonado. Hemos creído morir unas cuantas veces y las mismas hemos salido misteriosamente vivos. Habría que mandar a la India y a sus carreteras, como terapia, a aquellos que no tienen motivaciones y no saben por qué vivir. Las depresiones desaparecen... ¡¡Estamos vivos!!.

Llegamos a Agra. Es una ciudad triste, sucia, de calles estrechas. Nos dirijimos al Taj Mahal. Desde el coche oigo que alguien llama a una niña que lleva unos libros debajo del brazo: ¡¡ Salma!!, y veo a una guapa niña ir al encuentro de la jovencita que la ha llamado, y entiendo que se encaminan al colegio. Un rickshaw conducido por un muchacho ha frenado con violencia y he oído decir al hombre mayor que le acompañaba y le estaba enseñando: " Jagesh qué haces, tienes que estar atento, casi atropellas a las dos muchachas".

Los dos: Salma y Jagesh, se han mirado con interés, ella es musulmana, él es hindú seguidor de Shiva. Son vecinos. Ya se habían visto antes, pero nunca se han hablado.... Ni nunca se hablarán.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Salma



Salma es una muchacha de 12 años. Despierta, pelo negro, muy negro. Ojos negros, muy negros. La piel es más blanca que las de sus tres hermanas mayores. Aún no ha despertado a su condición de mujer. Todavía no lleva velo y va a la escuela que abandonará en el día de su primera menstruación, ya muy cercana. Vive con sus padres, sus tres hermanas y su hermano Omar en un barrio de Agra cercano al Taj Mahal, en una casa pequeña pero muy limpia. Barrio de mayoría musulmana, hospitalaria y fiel.

Es feliz acompañando a todas las mujeres de su familia a la Mezquita. Allí se siente bien, lee asiduamente al Profeta, y los versos del Libro Sagrado le llenan el corazón de felicidad. Su hermano Omar hace poco que regresó de su peregrinación a la Meca. Salma cree que es a Omar a quien quiere más de su familia. Es tan bueno, tan generoso, tan dulce. Cuando su hermano le cuenta lo que sintió en aquellas tierras lejanas llevando la vestimenta blanca, unido a tantos fieles, Salma se emociona y algunas lágrimas han resbalado, algunas veces, por su carita de guapa niña.

Es inteligente, muy inteligente, y siempre ha soñado con ser enfermera y ayudar a las personas que sufren. Antes de llegar a la escuela, por las mañanas, y después de pasar casi corriendo por algunas casas de vecinos hinduistas, se para un poquito en un dispensario médico y ve a aquella mujer, con el pelo suelto y una cruz en el pecho, atender sonriendo a la gente enferma y sueña que ella quiere ser como la rubia mujer extranjera.

martes, 26 de octubre de 2010

Jagesh




   
Jagesh es un muchacho indio de quince años. Hace algunos ya que dejó la escuela para ayudar a su familia trabajando en lo que sea. Es fuerte. Moreno, muy moreno. No muy alto pero nunca nadie se ha aprovechado de él. Es noble. Y si le dejas hablar te vende el Taj Mahal. Por las noches, después de salir de la tienda de alhajas, donde trae té a los turistas que van a comprar, está aprendiendo a conducir un rickshaw (taxis de tres ruedas) con un amigo de su padre que conduce uno para el señor Jaled, dueño de siete de estos cochecitos.

Su padre enfermo; su madre que está envejeciendo; su hermana que desgraciadamente no se ha casado porque la familia no tiene el dinero suficiente para la dote de una mujer fea y coja; su hermano mayor con su esposa y su pequeñín de un añito; él mismo y dos hermanos más pequeños, uno niño y otra niña; viven en aquella casa de menos de 40 metros cuadrados, en los suburbios de Agra, muy cerca del Taj Mahal.

Su familia es hinduista, seguidores de Shiva. Solo hace tres generaciones que viven en Agra. Casi todos sus vecinos son musulmanes, por lo que ha tenido pocos amigos de infancia. Jagesh siempre ha sabido hacerse respetar y tiene la seguridad de que él va a ser un hombre importante, que tendrá una flotilla de taxis y que su familia poseerá los bienes necesarios para pagar la dote para que Kamira, su hermanita pequeña, se case.   

lunes, 25 de octubre de 2010

Esto es muy duro.


Esto es muy duro., originalmente cargada por Jesús Figueroa Salán.

--- Papá, necesitaría que me dejaras 450 euros.

--- Coooño, ¿Y eso?

--- Es que quiero hacer un curso de inglés, de esos de inmersión. Es la mejor forma de aprender inglés, porque...

--- Ya, me parece bien, pero por qué no lo pagas con tu sueldo.

--- Pero, vamos a ver, tú te crees que con 1700 euros al mes tengo suficiente. Tengo que pagar la hipoteca, me tengo que comprar ropa que ya hace mucho tiempo que ando como un "Adán". Que sepas que ya solo salgo los viernes, los sábados y los domingos. Los jueves no puedo, me quedo en casa jugando con la consola. El mes que viene me voy con Pepita de vacaciones a Tenerife. Tengo que pagar el gimnasio y tengo que ahorrar algo porque me quiero comprar un coche nuevo, que por cierto, necesitaría que me hicieras un préstamo....

--- Pero tú te has creído que... Ya tienes treinta y cinco años. Yo a los quince estaba trabajando. Tu madre y yo nos compramos el piso con muchísimo esfuerzo...

--- Papá, tú siempre estás poniendo pegas.... De mis amigos yo soy siempre el más....

--- ¡¡Aaaaaahhh, qué cruz!!

miércoles, 20 de octubre de 2010

El mejor Padrino de bodas.


No hay que hablar de dinero. No es lo importante. Lo que vale es que en tu fiesta de matrimonio, de unión a tu compañero del alma, tengas al mejor de los padrinos de boda. Me necesitas, yo soy el Mejor. Tengo experiencia, tengo clase, y haré que ese día sea tu mejor día.

Ya, dirás que el mejor padrino es el propio padre; craso error, amiguita. El padre siempre está nervioso. Yo, que soy un profesional con experiencia nunca lo estoy, sonrío con una gracia de galán de cine italiano. El padre siempre estará cabreado con uno de tus tíos, o con su consuegro. Yo, siempre uno a los cuñados, digo las palabras correctas. A todas las mujeres les digo que están guapísimas, que llevan el mejor traje que he visto hoy, que están delgaditas.... Con todas bailo y les pongo ojitos. Y a los hombres les escuchó, les entiendo, les doy los puros con un arte como de torero... Y la novia no tiene que oír palabras de recriminación del Padre... No.

Un Padrino de bodas profesional es absolutamente necesario....

¿Y guapo?.... ¿E inteligente?.... ¿Y Seductor?.... YO.

 No lo dudes amiga, qué son 30.000,00 € de nada para que tu boda sea perfecta. Serás la envidia de todas tus compañeras de trabajo, y tu cuñada te mirará con esa cara que miran las que ven en tu Padrino alguien fuera de serie y no el suyo....tu suegro.

martes, 19 de octubre de 2010

De purísima y oro.


De purísima y oro., originalmente cargada por Jesús Figueroa Salán.

Hoy no me pongáis las cosas difíciles que estoy cabreado. Pero mucho, mucho. No con vosotros, no, estoy enfadado con mi Angelita. Sí, no siempre hay que ponerle la cara risueña. Cuando se porta como se ha portado, hay que decirle las cosas tan seriamente como lo hecho yo; y ya está. ¿No es mi angelita de la guarda? Su misión es protegerme y facilitarme la vida. No puede ser que me ponga pegas cuando le hago una proposición sencillita, pequeñita, que lo puede conseguir con la punta del ala derecha. ¡¡Vamos!!.

Pues nada, que anoche, en ese mundo mágico en el que algunos imbéciles dicen que se está durmiendo, yo soy diestro y matador de toros. Seguro que sabéis que tomé mi alternativa de manos del maestro Bienvenida en la Maestranza de Sevilla hace algunos años ya. Porque yo soy madrileño de nacimiento pero sevillano en arte. Anoche, haciendo las maletas para la temporada de América me vino a la memoria la última cornada, el año pasado en Pamplona, que me dejó, además del costurón en el pecho, la seguridad de que mi coleta tenía ya poca vida. Me quiero despedir de mi afición en Sevilla, claro está, en la Maestranza, con José Tomás, y de purísima y oro. Pues bien, viene mi Angelita y me dice que no, que no lo consiente, que tiene que ser de tabaco y plata. Pero, por Dios, ¿Habéis visto alguna vez a algún figura del toreo cortarse la coleta vestido de tabaco y plata? Estoy enfadadísimo.

viernes, 15 de octubre de 2010

Presente de Indicativo


La cuestión es estar, la cuestión es vivir el presente: el pasado, pasado es; y el futuro; qué leches es eso. Pero es tan rápido el presente que no es verdadero. A ver dime: cuándo vives el presente. Leo lo que acabo de escribir y es pasado “imperfecto”. Pero  hay que vivir. Paro, me pongo serio como cuando los niños juegan a médicos, tomo consciencia de las sensaciones, llevo la atención a la nariz y me divierto con las sensaciones que el airecito provoca en las ventanas de las narices y en el bigote. Pero desde cuando empecé a poner la carita de médico niño que tocaba el cuerpecito de Manolita, hasta el de cara risueña que se acuerda de que doña Manuela hoy debe tener cincuenta y muchos años y su cuerpecito se ha debido convertir en una gordita y bonita señora más bajita y… con gafas, ha pasado vaya usted a saber.

¿A qué viene esto?....  Antes, cuando estaba en presente de imperativo lo he creído saber, pero como ahora debo estar en el pasado pluscuamperfecto… ni idea. Seguro que este lapsus también tiene mucho que ver con mis cincuenta y muchísimos años... y con gafas…. y con calva.

jueves, 14 de octubre de 2010

Fuerte de Amber, Jaipur, Rajastán, India - 27-02-2009

Por supuesto.

Claro que sí que monté en elefante. Y yo solito. Bueno, un señor con turbante manejaba al noble animal y mi Olympus me protegía. Desde abajo hasta el fuerte hay un gran desnivel. Lo subimos a lomos de elefante y lo bajamos a "pinreles". Me divertí muchísimo viendo, oliendo, oyendo, fotografiando.... haciendo el "guiri", vaya.

Y mientras yo iba de turista, los demás andaban a lo suyo, ya lo veis. Cada uno tiene un sitio en la foto. Yo como fotógrafo, unos como taxistas de elefantes, otros contratando, otros arreglando cosas, y el resto: mirando y disfrutando del lugar. Que digo yo que si mi bisabuela le hubiera dicho que no a mi bisabuelo aquella noche, yo, aquel día en Amber podría haber sido uno de los del turbante, o aquella señora que sube con pañuelo naranja, o un elefante.... Quién sabe.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Glorioso soldado


Cómo me gustan los desfiles y las marchas militares. Cuando veo al carnero detrás del barrigudo con mucho pelo en pecho, casi corriendo, me da "no-sé-qué". Me emociono. Y, después, observando a los lentos guerreros con capa y boina roja mora, ya... !!Fiuuuuu!!. Los que hemos sido soldados lo sabemos, lo llevamos en la sangre.

--- Pero, ¿no hiciste tú la mili en el Alto Estado Mayor archivando normas que enviaban los americanos...?

--- Sí, qué pasa. Pero la responsabilidad de tener la información para saber qué proporción de café y de leche y de agua tiene un buen café con leche ¿Eso no vale? Y tener siempre apunto las normas para hacer perfectamente la cama. Los centímetros que tiene que separar una litera de otra, qué.... Era mucha responsabilidad la mía.

--- ¿Responsabilidad? Pero si lo único que hacías era jugar al ajedrez y fumar y fumar en ese cuchitril, hablando de política, y de chicas y de....

--- Alto, eso no te lo consiento. Me nombraron: "Soldado de primera". Un respeto.

martes, 12 de octubre de 2010

Preparados.


Preparados., originalmente cargada por Jesús Figueroa Salán.

Uno de los factores del éxito, en cualquier terreno de juego, es la anticipación. El buen portero de fútbol es aquel que sabe dónde estar en cualquier momento y siempre en el segundo palo en los saques de corners. Tienes que asegurarte que los calcetines no tienen "tomates" si te vas a comprar zapatos nuevos. Si vas a ligar, hombre de Dios, que no se te olviden en casa aquellas palabras que a todas las chicas les gustan. Malo, si cuando viajas no llevas supositorios de glicerina; y si vas por la India y eres muy occidental, no se te debe olvidar papel higiénico, y húmedo muchísimo mejor. El día de las madres: flores. El día de los nacimientos: flores. El día de los entierros: flores. Las uvas son absolutamente imprescindibles los treinta y unos de diciembre. No hay que tartamudear cuando tu mujer, a tu lado, te dice: “Si es que los hombres veis a una… meneando el culo y os ponéis…”, siempre hay que decir, ¡¡Siempre!!: “Qué dices, si yo estaba mirando aquel cartel de enfrente”. Siempre, aunque estés en el campo… y sin ponerte colorado. Hay que anticiparse... casi siempre.

Ya hace fresquito.

sábado, 9 de octubre de 2010

O Grove - 23-04-10


O Grove - 23-04-10, originalmente cargada por Jesús Figueroa Salán.

--- Vámonos ya, hace frío.

--- Espera, mujer, espera. Y huele

--- Se hace de noche y tengo frío.

--- Respira, mujer, respira.
Acércate. Mi abrazo te templará.
Y huele a hoy, mañana quién sabe.

jueves, 7 de octubre de 2010

Esperanza


Esperanza, originalmente cargada por Jesús Figueroa Salán.

Dos amigos caminan por un Madrid de Octubre. Ayer llovió e hizo fresquito. Hoy hay que ir en mangas de camisa. Un octubre normal, como aquellos octubres de pantalón corto que cuando salíamos del cole por las tardes, y nuestras madres nos daban el pan con las onzas de chocolate malo, o pan con agua y azucar como le ocurría a mi amigo Emilín y yo le envidiaba y mi madre me decía que estaba tonto, y como todavía quedaba algo de luz nos lanzábamos a la calle con la merienda en la mano y la espada de romano en la otra y... a correr... "Emilín, espera, que se me ha caido el chocolate...." Un octubre en el que ya está cerca el puente del Pilar.

--- Pepe, ¿te has dado cuenta de que cada vez hay más chavalotes con formación que se van al extrajero y que cuando se les pregunta si regresarán pronto te contestan que sí pero que dentro de unos cuantos años?.
--- ¿Tú también has visto el programa de "Españoles por el Mundo" de TVE?.
--- Pepe, no hay cosa que más me joda que a una pregunta se responda con otra pregunta... Me cabrea. ¿Es que no puedes dejar de hacerte el gallego?
--- ¿Pero qué te pasa?.
--- ¡¡Otra vez!!.

En esto que pasa una señora que los ojitos rápidos del amigo de Pepe han calculado que debe rondar por los cuarentaypocos, pelirroja, rellenita, risueña, pecosa, salerosa... Y los dos se la quedan mirando. El amigo de Pepe con afición.

--- Es mi cuñada Esperanza, dice Pepe.
--- Si es que no sé por qué paseo contigo: todas las ilusiones me las destrozas.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Dos compañeros de estudio van andando


Van andando dos compañeros de estudio. Uno es chico y la otra es chica. Son universitarios, jóvenes y guapos “normales”. Guapos por jóvenes y desenvueltos, no porque tengan las medidas correctas, el culo perfecto, las tetas perfectas, los morros perfectos. Son jóvenes y son guapos y ya está. Solo son amigos aunque al mozo le gustaría que el estatus actual cambiara. Vamos, que le gustaría camelarla y que le dejara darle besitos y caricias y.... Y ella que ni se da cuenta. Mejor dicho, ella lo sabe, claro está, y le deja al pobre chaval que se engolosine. Y él piensa, y piensa. Es un universitario y hace planes y...

--- Pepita, me dijiste que mañana venía Lolita a la disco. ¿No?
--- Sí, eso me dijo. Mañana viene.
--- Yo creo que no va a venir. Estoy seguro.
--- Siempre igual, Ernesto. Pero por qué no va a venir. La tienes un poquito de tirria.
--- Te apuesto lo que quieras a que no viene.
--- Lo que quieras.
--- Pues si yo gano te pego un revolcón... Y si ganas tú, me lo das a mí.

martes, 5 de octubre de 2010

Viaje a Guadalupe y Trujillo - 14-09-2010

--- Hijo, Manolo, me tenías preocupada. ¿Cómo has tardado tanto?

--- Si es que los lavabos estaban allá lejotes y luego que desde que me pongo hasta que termino.... Es que me aburro.

--- Pues mira por donde, te han llamado de la consulta de urología, que tienes hora para el día 3 a las 12 de la mañana. Y que te va a reconocer la doctora Preciados.

--- Pero bueno, otra vez, si yo les dije que quería que me viera el doctor Galindo. No es que no me guste la doctora pero para estas cosas es mejor un tío.... Y no pongas esa carita de cachondeito que no es para risas.

--- Desde luego, Manolo, los hombres cómo sois, nosotras pasamos muchas veces por el ginecólogo y no nos ponemos como tú.

--- No es lo mismo, Paquita, no es lo mismo. Con esa carita de monjita que tiene y te dice: "bájate los calzoncillos, súbete a la camilla y ponte a cuatro patas". Y la ves que se pone los guantes de látex, que se pringa de vaselina, y "relájate que no va a ser nada". Y ¡¡zas!! Entra a matar y..... No es lo mismo Paquita.

viernes, 1 de octubre de 2010

Caballitos


--- Te has fijado Carlitos que aquellos nos están discriminando.

--- A qué te refieres.

--- Pues que les veo que se paran, nos miran, se reúnen y hablan entre ellos. Nos vuelven a mirar y alzan la cabeza como diciendo: "¡¡Bah!!, no merecen la pena". Que no: no desean la integración.

--- Pero...

--- ¡¡Ni pero, ni leches, Carlitos!! No hay derecho que uno es como es: normalito, y los otros te vean raro y que puedan pensar que puedes ser peligroso, que puedes hacerles daño, que no estás a su altura.... No me gusta nada esto, que lo sepas. Ya sé que tú eres más... más... Ya está, te lo tengo que decir: Carlitos, tú eres un poco bobalicón. No te das cuenta de nada, estás en las nubes y no eres capaz de darte cuenta de que nos están discriminando. No ves que...

--- Pero cooooño, Pepito, ¿no ves que aquellos tres son caballos? Que son caballos, Pepito: ca-ba-llos.